Más de un año después de su única definición en Río de Janeiro, y lejos del Top 100 cayendo en  la qualy, Guido venció esta mañana a Hyeon Chung (78°) en Múnich por 4-6, 7-5 y 6-4, y mañana buscará el título frente a Alexander Zverev (20°).

Siguió el bahiense con buenos saques ganadores, terminando con nueve aces, pero también permitió once break pointes  (perdió tres) a su vez que desperdició diez de sus catorce oportunidades. Pero fue mejorando luego del primer set, cayendo la efectividad con el servicio del surcoreano, que venía de jugar su partido de cuartos de final horas antes frente a Martin Klizan (53°), y el jueves había eliminado al primer preclasificado Gael Monfils (16°).

Pella había comenzado el año en el puesto 81, pero ahora cayó hasta el 158 tras no haber podido defender el subcampeonato carioca. Se confesó frustrado tras haber ganado la Copa Davis, perdiendo los primeros cinco partidos del año – incluso en el quinto punto de la serie de octavos de final ante Italia tras haberle ganado los dos primeros sets a Fabio Fognini, aunque ahora se vengó en segunda ronda – y con solo dos veces consiguiendo un par de triunfos seguidos en San Pablo y Miami, pero ya lleva seis victorias en fila desde la qualy.

Así se aseguró subir cuarenta posiciones, y será Top 100 luego de tres meses en caso de vencer mañana no antes de las 8:30hs a Zverev, quien le ganó a Roberto Bautista Agut (18°) por 7-5 y 7-5. El único antecedente fue en el Challenger de Heilbronn 2015 también en la final, donde ganó el local, que luego fue campeón a nivel ATP en San Petersburgo 2016 y Montpellier 2017 (también el año pasado fue finalista en Niza y Halle).

Esta mañana además jugó Diego Schwartzman (46°), quien no pudo defender su único título en Estambul al caer con Marin Cilic (8°) por 6-1 y 7-6(7), pese a que tuvo sus tres break points y salvó siete para levantar un 0-4 en el segundo set. El croata será rival de Milos Raonic (6°), con quien perdió en Indian Wells 2013 pero le había ganado en Valencia 2011, es decir que será su primer duelo en cancha lenta.