El bahiense regresó a ser el de 2016 para dejar fuera del Masters 1000 de Miami a Grigor Dimitrov (13°) en la segunda ronda venciéndolo por 6-3 y 7-6(4). Fue su mejor victoria en más de un año a semanas de haber salido del Top 100.

A mediados de febrero Guido había perdido los puntos de la final alcanzada en Río de Janeiro – la única definición que jugó -, y por ello cayó más de ochenta lugares en el ranking, remontando un poco luego para clasificar 158 a la hora de comenzar el segundo Major del año.

Él mismo había revelado que haber ganado la Copa Davis lo había dejado mentalmente en el piso, llegando a perder los primeros cinco partidos de esta nueva temporada y marcando tres triunfos en diez partidos antes de comenzar el torneo en Key Biscayne. Esta vez eliminó al noveno preclasificado, alcanzando su mejor triunfo desde la primera vuelta del torneo carioca del año pasado ante John Isner cuando era once del mundo.

Esta noche no desperdició ninguno de sus dos break points frente a un jugador que ganó el 84% de los primeros saques, aunque solamente el 35% de los segundos. Además levantó siete chances de romper, inclusive dos set points en el segundo parcial. El búlgaro, que le había ganado a Pella en Washington 2015, había sido campeón este año en Brisbane y Sofía, además que había alcanzado la semifinal en el Australian Open.

Más temprano, además de haber avanzado Raonic (5°), Nishikori (4°) y Nadal (7°), había ganado Federico Delbonis (57°) contra Pablo Carreño Busta (19°) por 1-6, 7-5 y 6-2. Su próximo rival será Gilles Simon (25°) o Jan Lennard Struff (63°).

El sábado debutará Juan Martín del Potro (34°) no antes de las 21hs ante Robin Haase (48°), con quien tiene marca de 2-0. Al mediodía abrirán el estadio principal Horacio Zeballos (75°) y Stanislas Wawrinka (3°), así también como Diego Schwartzman (42°) frente a David Ferrer (32°). El Peque y el marplatense esta tarde fueron eliminados en dobles contra a Cilic y Mektic.