Los dos candidatos del Grupo B lograron ganar en sus respectivos partidos, aunque debieron trabajar mucho más de lo esperado. Es que tanto los lusos, frente a Marruecos, y los dirigidos por Fernando Hierro, ante Irán, sólo se impusieron 1-0 con goles de Cristiano Ronaldo (suma ya 4 tantos) y Diego Costa (tres anotaciones en el Mundial), respectivamente.

La siguiente fecha ambos equipos europeos rotarán rivales. Si bien Marruecos ya está eliminado, Irán todavía tiene buenas chances, ya que con vencer a Portugal podría eliminar a CR7 y compañía. A pesar de la derrota de esta tarde frente a España, los asiáticos demostraron buenas armas, tanto a la hora de defender como a la de atacar.

Las acciones de juego hablan por sí solas: recién a los 54 minutos, y con un gol de carambola, Diego Costa pudo romper con la paridad, justo después de salvarse milagrosamente. Después, Irán tuvo su grito de gol, pero fue anulado por un offside muy fino que precisó la intervención del VAR para confirmar la jugada.

Augurando un interesante duelo en la fecha final entre los asiáticos y los Portugueses, los comandados por Cristiano Ronaldo no tuvieron hoy un gran partido. Es que Marruecos generó mucho peligro con pocos recursos, y los lusos finalizaron pidiendo la hora y festejando gracias a la pésima puntería de los africanos.

Teniendo en cuenta el bajo rendimiento de Portugal, que depende 100% de su figura, y la gran actuación de Irán frente a España, es un hecho que podría haber sorpresas en el tercer partido del grupo.