El país tiene una de las mayores tasas de embarazo adolescente. Un informe de ONU señala que el 6,8% de las argentinas de entre 15 y 19 años quedan embarazadas.

Pese a que el acceso a métodos anticonceptivos para las mujeres es en general alto en nuestro país, la tasa de adolescentes argentinas de entre 15 y 19 años que tienen hijos sería una de las más altas de la región. Así lo indica al menos un informe difundido esta semana por Naciones Unidas, que advierte cómo el aumento de embarazos no deseados en esta etapa de la vida se ha convertido en un síntoma de pobreza y desigualdad.

Según el informe sobre el Estado de la Población Mundial 2017, la tasa de fecundidad adolescente en Argentina es de 68 casos cada 1.000, muy superior al promedio que la ONU adjudica a las regiones menos desarrolladas, donde se registran 48 embarazos cada 1.000, y más alto también que el promedio mundial, que es de 44 por 1.000, según indica el documento.

El estudio, que analiza los datos del período que va de 2006 hasta 2015, muestra que las cifras de embarazo adolescente de Argentina sólo son superadas por Bolivia y Colombia a nivel regional, y algunos países de Africa donde se registra un enorme nivel de inequidad social.

“El embarazo adolescente es un fenómeno de la pobreza de América Latina, donde el peso de la inequidad es más contundente, porque es la región más desigual. Nunca ha habido mucha educación sexual en la región, pero ahora, la poca que hay, genera más controversia y polarización que antes. Las iglesias y el pensamiento que tienen varias de ellas influye mucho en la opinión pública y en la visión que tiene la población sobre la educación sexual”, explicó el director para Latinoamérica del UNFPA, Esteban Caballero, al comentar el informe presentado en Berlín.