Se trata de un enorme iceberg de 5.800 km2 que se separó definitivamente de la masa de hielo que cubre el continente. Aseguran que no tendrá mucho impacto en la crecida del nivel de los océanos, pero sí puede repercutir en el ecosistema de la Antártida.

Tras tres años de seguimiento continuo, los investigadores de la universidad de Swansea, en Reino Unido concluyeron que en este 2017 se desprendió del continente blanco la mayor masa de hielo de la historia.

En efecto, el iceberg ubicado en la plataforma Larsen C se separó totalmente de la Antártida “entre el día lunes y miércoles” de esta semana. Posee actualmente una extensión de 5.800 km2, 25 veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires y pesa más de 1 billón de toneladas.

DEiR0JDXcAQamUMA pesar de la gran preocupación que genera, debido a que muestra evidencias del calentamiento global denunciado por gran parte de la comunidad científica, los investigadores aseguran que no tendrá un impacto directo en el nivel del mar, ya que ya se encontraba sobre el agua.

Los científicos de Swansea señalaron también que este bloque de hielo formaba parte de un bloque mayor, bautizado Larsen C. Con este desprendimiento, el gigante de hielo perdió un 12% de su tamaño, por lo que su ecosistema puede verse afectado y generar más perdidas de masa.