El presidente Mauricio Macri recorrió las obras de transformación a autopista de un tramo de la Ruta Nacional 11, en Formosa, que permitirán disminuir la cantidad de accidentes viales y estimular el desarrollo de las economías regionales del norte del país.

“Como prometí el 1° de marzo en el Congreso, cuidar a los argentinos también es cuidar que no sigamos teniendo tantas tragedias todos los años en las rutas”, subrayó el Jefe de Estado en declaraciones formuladas al periodismo al finalizar la recorrida.

Dijo que en ese objetivo, el Gobierno lleva adelante un plan para reparar 13 mil kilómetros de rutas, de los cuales ya se recuperaron 5 mil, y construir 1700 kilómetros de autopistas.

El Presidente remarcó que la obra “avanza muy bien y vamos a terminar la primera autopista de la historia de la provincia para cuidar a los formoseños”.

Por otra parte, remarcó que se está ejecutando este año “el presupuesto nacional más alto de la historia argentina en inversión social”, para la cual está previsto emplear el 76 por ciento del total de los recursos de 2018.

“Eso significa estar cerca de la gente y darle las mismas oportunidades” porque “mi compromiso es que los chicos, nazcan donde nazcan, tengan las mismas oportunidades de crecimiento y desarrollo”, enfatizó.

La construcción de la primera autopista formoseña está a cargo del Ministerio de Transporte de la Nación, a través de la dirección de Vialidad Nacional, con una inversión de casi 2000 millones de pesos.

Serán 36 kilómetros entre la localidad de Tatané, en el extremo sureste de la provincia, y la capital formoseña.

Incluyen la circunvalación de la ciudad de Formosa, que ya se encuentra habilitada y que tiene seis kilómetros de longitud.

El presidente hizo el trayecto de la AU sobre el riacho San Hilario acompañado por el gobernador Gildo Insfrán; el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el administrador de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, y el senador Luis Naidenoff.

La ejecución de los trabajos ha generado más de 215 empleos y presenta un avance del 75 por ciento, con fecha estimada de finalización para septiembre de este año.

La ruta nacional 11, definida por los formoseños como “la ruta de la muerte” por su alto índice de siniestralidad, tiene una longitud de 170 kilómetros entre las ciudades de Resistencia y Formosa y por ella transitan más de 4100 vehículos a diario de promedio.

La transformación en autopista de esta vía forma parte del Plan Belgrano, el programa que incluye políticas de desarrollo social, productivo y de infraestructura cuyo objetivo es potenciar los recursos de las provincias del Norte.

La iniciativa fortalecerá la vinculación entre Formosa, Chaco y Santa Fe, permitirá disminuir los costos logísticos del transporte de cargas y estimular el crecimiento del turismo.

La obra consta de tres etapas: el primer tramo, entre Cruz del Norte y Virgen del Carmen (circunvalación de Formosa), que se encuentra casi concluido.

El segundo segmento, entre el kilómetro 1160 y Cruz del Norte, presenta un avance del 66 por ciento, mientras que el tercero, entre los kilómetros 1140 y 1160, tiene un desarrollo del 87 por ciento.

También contempla la construcción de cuatro nuevos puentes sobre los arroyos Salado, Cortapick, El Pucú y San Hilario.

En 2019, el Gobierno llamará a licitación para la construcción de una segunda sección de la Circunvalación a Formosa, entre Virgen del Carmen y el empalme con la ruta nacional 81, que tendrá una longitud de 13 kilómetros y una inversión adicional de casi 600 millones de pesos.