Mauricio Macri rechazó las acusaciones de la familia de Santiago Maldonado y organismos de Derechos Humanos, que sostienen que el joven fue víctima de una desaparición forzada de parte de Gendarmería.

“Que no digan que esto fue una desaparición forzada porque es imposible que un gobierno democrático participe en hacer desaparecer a nadie”, dijo el Presidente, al hablar sobre el caso del joven cuyo cuerpo fue encontrado en el Río Chubut después de estar desaparecido 78 días.

“Para mí es tan inocente un gendarme como un ciudadano común. No podíamos condenar a la Gendarmería sin tener suficiente información”, explicó el mandatario sobre la actuación de la fuerza en el desalojo de la protesta mapuche el 1° de agosto en Cushamen, Chubut, en la última vez que se lo había visto con vida a Maldonado.

Macri dijo además que el caso Maldonado “era como una avalancha”. “Tiene que servirnos como experiencia para no agredirnos. Tiene que enseñarnos a no usar una persona para hacer política”, consideró el Presidente, sobre las fuertes repercusiones políticas que generó el tema. El caso provocó una fuerte polémica, a poco de las elecciones legislativas del 22 de octubre, en las que el Cambiemos obtuvo una clara victoria.

Es la primera vez que el Presidente se explaya sobre el caso Maldonado, ya que se había referido en pocas ocasiones al tema.