El presidente Mauricio Macri pidió el pase a retiro del jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur, al cumplirse un mes de la desaparición del submarino ARA San Juan.

Según pudo averiguar NA, la medida de desplazar a Srur es por la desaparición del submarino y luego de un clima más que tenso que había entre Srur y algunos integrantes de la Armada con el Gobierno nacional, a partir de esta tragedia.

En las próximas horas se oficializará la medida y se buscará al reemplazante del jefe de la Armada.

Horas antes, pero por cuestiones “personales” habían pedido el retiro otros cuatro efectivos de la fuerza: el contraalmirante Eduardo Luis Malchiodi, jefe de Mantenimiento y Arsenales; el contraalmirante Gustavo Vignale, comandante de la Aviación Naval; el contraalmirante Rafael Gerardo Prieto, comandante de la Flota de Mar; y el contraalmirante Bernardo Noziglia, comandante de la Infantería de Marina.

El relevamiento de Srur está directamente vinculado a la desaparición del ARA San Juan, al igual que las suspensiones que se produjeron esta semana con otros dos altos mandos de la Armada: el contraalmirante Luis Enrique López Mazzeo, comandante en Adiestramiento y Alineamiento, y el capitán de navío Claudio Javier Villamide, comandante de la Fuerza de Submarinos.

La decisión tuvo lugar en el marco de la investigación de la fuerza y del Gobierno para determinar si hubo alguna irregularidad en la búsqueda del sumergible.

El jefe de la Armada omitió exhibirle al Presidente ese reporte secreto. No se trata de la última comunicación del ARA San Juan –que ocurrió a las 7:30-, sino del primer reporte que el jefe de la Fuerza Submarinos, capitán de navío Villamide, le remite al contralmirante López Mazzeo, su jefe directo a cargo del Comando de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada.

Esa omisión terminó de sellar su suerte.