La jueza en lo Penal Nº 3 de San Luis, Virginia Palacios, aseguró este jueves que la madre de Florencia, la chiquita violada y asesinada en esa provincia, Carina Di Marco, trataba de prostituta a su pequeña hija.

La magistrada la consideró partícipe necesario del delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo”, por la calidad de guardador y por el aprovechamiento de la situación de convivencia preexistente por lo que dictó el procesamiento con prisión preventiva de la mujer.

Palacios informó que obligaba a la menor a entrar al baño cuando su pareja, Lucas Gómez, se estaba bañando y aseveró  que la madre de Florencia estaba en pleno conocimiento de los hechos aberrantes que sufría su hija.

“Hay declaraciones de entre cinco y siete personas, que indican que Florencia comentó que el padrastro la acariciaba mucho, la había manoseado, estos docentes se lo comunican en una reunión, y ella adoptó una actitud pasiva. Dijo que Florencia era mentirosa y adoptó una actitud de defensa de Gómez”, reveló el fiscal Esteban Roche.