Por primera vez en la Argentina fue implantada una prótesis mamaria con chip, lo que garantiza mayor seguridad tanto en el momento de la cirugía como en los controles posteriores gracias a su sistema de trazabilidad, y por su ergonomía, permite realizar incisiones más pequeñas.

La novedosa intervención quirúrgica estuvo a cargo de miembros del servicio de Cirugía Plástica del Hospital Italiano de Buenos Aires.

Según se informó, el implante contiene un chip de identificación por radiofrecuencia, tiene una vida útil ilimitada y no se descarga.

Una vez colocado se puede acceder a la información a través de un simple escáner externo.

De esta manera, fabricantes, médicos y pacientes pueden ver vía internet los datos específicos del producto: número de serie, nombre del fabricante, fecha de fabricación, lote, cantidad y tamaño, entre otros.

El número de identificación se liga, por medio de una base de datos, a toda la información del implante y de la paciente, creando un sistema de seguridad que no existía antes. Dicho chip no impide la realización de ningún estudio mamario.

Sin el chip, la trazabilidad de los implantes estaba sujeta a que las pacientes no pierdan la tarjeta que reciben luego de la operación con los números de serie del producto.

Los especialistas del Hospital Italiano destacaron que “esta tecnología garantiza que esta información no se pierda”.

A futuro, este tipo de prótesis podrán detectar a tiempo posibles fallas, corregirlas y proteger la seguridad de la mujer portadora del implante.