Después de que el presidente Mauricio Macri fuera aplaudido en el Congreso por decir que no se puede permitir que “una mujer gane menos que un hombre”, el diputado Martín Medina (PRO) presentó un proyecto de ley que establece la paridad salarial estricta.

En diálogo con radio Mitre, el legislador oficialista explicó que la iniciativa modifica los artículos 172 y 173 de la Ley de Contrato de Trabajo (20.744), a fin de que “aquellos que sientan, tengan una presunción o prueba de que su empleador está pagando a un par suyo más por un sueldo básico y por el mismo puesto, puede solicitar que el empleador presente los recibos de sueldo y la liquidación de haberes para comprobar”.

“Ante esa prueba, vía carta certificada, debe solicitarle al empleador que regularice dicha situación. El empleador tendrá 60 días para regularizar esa liquidación y si no cumple con eso, el empleado tiene la posibilidad de presentar un recurso de queja ante el ministerio de Trabajo para que éste intervenga”, detalló Medina, quien ingresó a la Cámara de Diputados en diciembre pasado. Por otra parte, el proyecto crea un “Registro de Empresas y Organizaciones con Paridad Salarial”, en el cual deberán inscribirse “las empresas de más de 200 empleados, los sindicatos, las organizaciones y el Estado”, dijo.

Esto permitirá que “todos podamos saber quiénes cumplen con un derecho que es constitucional”, señaló. El texto establece la “paridad salarial estricta”, asegurando que “se garantizará la plena observancia de la igualdad de género en la aplicación del principio constitucional de igual remuneración por igual tarea”. “Los hombres y las mujeres tendrán iguales derechos en todo lo relativo a su acceso al empleo, a su selección y contratación, a sus condiciones de prestación, a su desarrollo o evolución en la carrera, y a su participación y representación en la empresa”, indica uno de los artículos que se busca incorporar a la actual normativa.

En la Asamblea Legislativa, al referirse a la cuestión del empleo, Macri aseguró que la desigualdad salarial entre varones y mujeres “no es justo” y “no está bien”. Además, reveló que, según el INDEC, “estas diferencias llegan hasta el 30 por ciento”. Y se comprometió a que “el salario igualitario que establecen nuestras leyes sea una realidad”.