El Millonario lo venció 2-0 en Mar del Plata y se adjudicó la Copa de Oro Luis Nofal. Driussi de penal y Mina anotaron la victoria en el segundo tiempo para el elenco de Gallardo que salió expulsado al igual que el juvenil, mientras que del otro lado Barros Schelotto, Benedetto e Insaurralde también vieron la roja en el clásico.

El único Superclásico del verano se lo quedó River que no era el favorito debido a la mala imagen que dejó en la Florida Cup ante un Boca que venía de ganar el triangular ante San Lorenzo y Estudiantes, aunque sin embargo estos partidos son apartes y con más hambre que fútbol se apoderó el torneo de verano cambiando la imagen.

Los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto se adueñaron de la mitad de la cancha con un tridente que cortó el juego contrario y generó la primera posibilidad de gol. Pablo Pérez habilitó a Cristián Pavón que no le pudo dar bien ante la tapada del arquero a los 8 minutos.

El elenco Millonario fue más vertiginoso a la hora de atacar, con menos pases y aprovechando las contras. Recién en el minuto 25 avisó luego de un saque lateral rápido y la volea de Sebastián Driussi que atrapó el portero.

El duelo no tuvo nada de amistoso y cada balón dividido de disputó con fuerza y rispidez, teniendo que sacar varias amarilla el árbitro, aunque el Xeneize siguió siendo un poco más. El ex Racing Ricardo Centurión intentó con un remate de aire que salió por arriba del travesaño.

Todo se hizo de ida y vuelta en el José María Minella de Mar del Plata, quedando a un lado las estrategias y siendo más parecido a un encuentro que ganó en lo emocional. Nuevamente los de Núñez respondieron desde la derecha con el centro del uruguayo Camilo Mayada que cabeceó su compatriota Rodrigo Mora y desvió de manera extraordinario Axel Werner en la media hora de partido.

A medida que corrió el tiempo el cotejó creció en temperatura con faltas fuertes y simulaciones, tomando la decisión el árbitro Néstor Pitana de expulsar a Schelotto a seis minutos del cierre por reiteradas quejas.

Su hermano Gustavo Schelotto tomó la batuta de la escuadra azul y oro, que volvió a asustar con dos chances. Primero el colombiano Frank Fabra sacó un tiro de aire que salió lejos y luego Pavón dio un pase al medio para Centurión que bloque el juvenil Augusto Batalla.

Sobre el cierre el vigente campeón de la Copa Argentina aceleró y también creó dos grandes oportunidades. El ex Huracán Gonzalo Martínez vio a Mora solo que no le dio bien de media vuelta y en el epilogo Ignacio Fernández probó con un remate lejano que atrapó el arquero.

En el inicio de la segunda mitad el árbitro fue riguroso con el reglamento y expulsó al entrenador Marcelo Gallardo por demorar en la salida, retrasándose el duelo ya que del otro lado tampoco quiso dejar el campo Gustavo Schelotto hasta que salieron los dos.

Los Millonarios comenzaron a jugar con pases cortos y triangulaciones de sus delanteros, hilvanando una nueva posibilidad clara. Mora escapó por derecha y mandó un centro que Driussi bajó hacia Fernández, el ex Gimnasia quedó solo pero no pudo batir al ex Atlético de Rafaela.

La Banda apretó sobre la salida de su contrincante y en el arranque casi rompe la paridad. El defensor Fernando Tobio regaló el balón en la salida, Mora robó y corrió sacando un remate que se fue cerca.

La escuadra boquense insistió saliendo por abajo sin revolear la pelota, pero una mala salida de Gino Peruzzi provocó que Driussi le extirpase el esférico, centrando posteriormente para Mora y desde el piso el central Juan Manuel Insaurralde cortó la jugada con la mano. El penal lo tomó el goleador del torneo Driussi que no falló a los 17 minutos.

El Xeneize se derrumbó tras el tanto inicial y el rival de toda la vida lo aniquiló seis minutos más tarde. Desde el córner Martínez mandó un centro letal para que el ecuatoriano Arturo Mina de cabeza sentenciase el 2-0 (segundo gol el anterior ante Talleres).

Luego el encuentro se hizo fuerte con entradas que nada tuvieron que ver con un amistoso y el Xeneize sufrió las expulsiones de Darío Benedetto e Insaurralde, mientras que Driussi también se fue en River que se quedó con la Copa de Oro Luis Nofal en la Mar del Plata.