River venció a Boca y es el Supercampeón argentino
River venció a Boca y es el Supercampeón argentino

El Millonario derrotó 2-0 a Boca para quedarse con la esperada Supercopa en Mendoza. Pity Martínez y Nacho Scocco anotaron los goles de la noche, mientras que Armani se convirtió en figura tras responder muy bien en el arco del campeón.

El partido más importante del semestre para los dos equipos más grandes del fútbol argentino finalizó con una nueva alegría para Marcelo Gallardo, que logró llevar a su River nuevamente a lo más alto. Esta vez, fue en la Supercopa, donde se enfrentaron el campeón de la Primera División 2017 y el ganador de la Copa Argentina 2017.

En los primeros minutos, Boca fue quien controló más el balón y las acciones de juego, con un River defensivo, bien parado en la última línea, y con Ponzio y Enzo Pérez muy activos intentando mitigar las acciones de los volantes rivales.

Si bien los de Guillermo eran los que generaban peligro, fueron los de Núñez quienes lograron romper el cero, con una gran jugada entre Martínez y Nacho Fernández. Este último, fue derribado en el área por Cardona y Patricio Loustau no dudó en cobrar la pena máxima. Así, el Pity se encargó de patear y poner el 1-0.

La primera que tocó, la metió. Scocco puso el 2-0 definitivo.
La primera que tocó, la metió. Scocco puso el 2-0 definitivo.

En el complemento, Boca tuvo su mejor momento tras la reanudación, donde Armani se convirtió en figura después de tapar varios remates con destino de gol. El arquero de River estuvo a la altura de las circunstancias y fue el principal artífice de la victoria.

Los Xeneizes continuaron inclinando la cancha, complicando al ex Atlético Nacional, pero nuevamente aparecieron Nacho Fernández y Martínez, en un contragolpe muy preciso, y encontraron a un Scocco recién ingresado que sólo tuvo que empujarla para el 2-0 final.

Con esta victoria, Gallardo continúa con su buena racha en duelos directos ante Boca, luego de las victorias en las series por Copa Sudamericana 2014 y Libertadores 2015. Ahora, le queda aprovechar el envión anímico para recuperar terreno en la Superliga y, además, comenzar a hacer un buen papel en la Libertadores.

Boca, por su parte, tiene casi definido el torneo local, mientras se ilusiona con una vuelta contundente al plano internacional. Quedará por ver la jerarquía del equipo de Guillermo cuando enfrente a sus rivales en el máximo torneo a nivel clubes del continente.