El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se reunió este miércoles con el alcalde de Berlín, Michael Müller, con quien compartió la visión sobre una nueva agenda urbana en las ciudades, que incluye el transporte público, la generación de industrias del conocimiento y cómo adaptar el diseño urbano para mejorar la calidad de vida de los vecinos.

“Vinimos especialmente a ver en Berlín el funcionamiento del transporte público porque compartimos la idea de convertirlo en el mejor transporte. Compartimos el objetivo de integrar socialmente las ciudades”, expresó el jefe de Gobierno porteño.

Ambos mandatarios se comprometieron a intensificar el intercambio de estudiantes entre ambas ciudades. Buenos Aires recibe muchos estudiantes extranjeros, y Müller señaló que está al tanto de lo querida y demandada que es la capital argentina por los estudiantes alemanes.

Del encuentro también participaron el secretario general del Gobierno porteño, Fernando Straface; la Vicepresidente 1ª de la Legislatura, Carmen Polledo, y los legisladores porteños Paula Oliveto y Maximiliano Ferraro.

Rodríguez Larreta y Müller coincidieron en que la realización de la reunión del G-20 el año que viene es una gran oportunidad para incorporar una agenda de debate entre los países sobre los desafíos de adaptación de las ciudades a la mayor densidad que van ganando, al cambio climático y a la integración social. Para eso, el Jefe de Gobierno porteño propone armar un grupo de ciudades del G-20 que se reúna en Argentina el año que viene.

“Las ciudades del G-20 tienen la oportunidad de liderar una discusión global sobre la nueva agenda urbana”, puntualizó Straface.

Previamente, Rodríguez Larreta mantuvo un encuentro con funcionarios de la oficina Antidiscriminación de la Alcaldía de Berlín y fue invitado a participar del acto principal por el Día Internacional contra la homofobia y transfobia que se celebra hoy. E izó la bandera multicolor junto al ministro de Justicia de la alcaldía de la ciudad alemana, Dirk Behrendt.

Buenos Aires, junto con Berlín y un grupo de ciudades, son denominadas “ciudad arcoiris” por las políticas activas y a favor de la convivencia y la diversidad de orientación sexual, religiosa y de todo tipo. Berlín se mostró muy interesada en los avances en materia de matrimonio igualitario (allí la ley no lo permite) de Buenos Aires, las políticas de equidad para minorías de educación sexual, y las últimas decisiones sobre adopciones, entre las que se destaca la adopción de niños por parte de padres del mismo sexo.