Roger ganó la elección suiza tangodiario.com.ar

Tres horas duró el conteo de votos ante Wawrinka en la semifinal del Australian Open, la cual el cuatro veces campeón ganó por 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3. Nadal o Dimitrov será su último rival. Las hermanas Williams habían clasificado a la final en las primeras horas del día.

Será para Federer la sexta final en Melbourne, la primera desde la consagración de 2010. Además no accedía a una definición desde Brisbane 2016, y no gana un título desde Basilea 2015. Además de sus 17 coronas de Grand Slams lleva otras 10 finales, y llegará a los cien partidos en este torneo.

Mientras que Stan, que había inaugurado el año con la semifinal en Brisbane, llegaba como el campeón reinante del US Open, además defendiendo solo puntos por la cuarta ronda. Sigue invicto en finales de Grand Slams ya que las únicas que jugó fue cuando ganó el título aquí en 2014, en Roland Garros 2015 y la temporada pasada en Nueva York.

estan

Cuatro quiebres consiguió cada uno, aunque el cuatro del mundo tuvo más chances de romper (12 a nueve). También solo un ace de diferencia a favor del de Lausana, pero dos winners menos (45 a 47). La agresividad fue clave para Federer, que con 35 años regresaba luego de seis meses de inactividad (solo había jugado la Copa Hopman) y ganó en la red el 70% de los 50 puntos que fue a buscar allí; consiguió más de los que Wawrinka fue a terminar allí.

Van cinco triunfos seguidos del número 17 del mundo sobre su compañero en el título olímpico de 2008 y con quien entrenó un par de veces en la semana, pero era su primer duelo en más de un año ya que desde la semifinal del Masters de Londres que no se encontraban. Los únicos tres triunfos de Stan en 22 duelos fueron en cancha lenta, con 14 caídas en cemento (en el Austrlian Open, solamente en los cuartos de final de 2011).

No ante de las 5:30hs se conocerá al rival del helvético tras el duelo entre Rafa (9°) – campeón en 2009 y otras dos veces finalista, que está en su primera semifinal grande desde Roland Garros 2014 – contra Dimitrov (15°), quien por segunda vez está entre los cuatro mejores de un Grand Slam luego de Wimbledon 2014. Un solo antecedente a favor tiene el búlgaro sobre ocho enfrentamientos, pero fue justamente el último en Beijing 2016.

Serena (2°) y Venus (17°) se enfrentarán en su duodécima final el sábado, como ocurrió en Australia en 2003. En total Serena, que buscará su título 23 de Grand Slam para sacarle el record a Steffi Graf, lidera el historial por 16-11, con una sola caída en los últimos ocho partidos. Solo tres veces pudo ganarle Venus en la final, la última en Wimbledon 2008.

Serena venció por 6-2 y 6-1 a Mirjana Lucic Baroni (79°) sin enfrentar break points y con solo dos primeros saques perdidos, pero también nada más que cuatro segundos servicios capitalizados. Venus eliminó a Coco Vanderweghe (35°) por 6-7(3), 6-2 y 6-3 para alcanzar su segunda final aquí.