El anfitrión dio el golpe y eliminó a España por penales avanzando a cuartos de final

El anfitrión empató 1-1 en los 120 minutos reglamentarios pero desde los once metros lo superó 4-3 en Moscú. Ignashévich en contra el dio la ventaja a la Furia Roja pero luego Dzyuba lo emparejó dando el golpe más tarde desde los 12 pasos y avanzando a cuartos de final a la espera de Croacia o Dinamarca.

La eliminación de grandes como Alemania o propia Argentina en este Mundial marca sin duda la paridad que hay en todos los encuentros y este evento en particular ya no sorprende ante un resultado inesperado como el de Rusia que aun siendo inferior a España, lo aguantó ganándole en los penales para conservar su sueño de levantar la copa.

El conjunto de Fernando Hierro enseguida propuso su juego de posesión y de movida hizo la diferencia con algo de fortuna. Tras el centro de Isco, el defensor Serguéi Ignashévich quiso ganarle la posición a Sergio Ramos pero en contra anotó el 1-0 a los 11 minutos.

Aún sin ser prolijo y mucho menos ser peligroso, el local se fue acercando hasta que se encontró con la mano de Gerard Piqué dentro del aérea siendo claro penal. Allí el delantero Artiom Dzyuba no falló y puso el 1-1 cuatro minutos antes del final.

En la segunda parte los dirigidos por Stanislav Cherchésov solo se refugiaron a la espera de la contra ante la Furia Roja que jamás supo romper el bloque defensivo y ni siquiera en el alargue sorprendió por lo que fueron a los penales.

En la pena máxima ambos acertaron sus remates hasta que Koke en el tercer tiro falló ante la atajada de Ígor Akinféev y más tarde el portero del CSKA Moscú le contuvo con la pierna el disparo a Iago Aspas para sellar el 4-3 y la fiesta en el Estadio Luzhnikí.

Rusia avanzó a los cuartos de final eliminando al campeón del mundo en Sudáfrica 2010 y en esa instancia espera por el ganador del duelo entre Croacia-Dinamarca que juegan más tarde, volviendo a pisar el campo el sábado 7 en Sochi.