El seleccionado de fútbol de la Argentina venció hoy a Brasil 1-0 con un gol anotado por Gabriel Mercado en el primer tiempo, en un clásico amistoso jugado en Melborne que marcó el debut del entrenador Jorge Sampaoli en el equipo “albiceleste”. 

En el estreno de Jorge Sampaoli, la selección Argentina venció por 1 a 0 a Brasil en Melbourne y dejó un sabor dulce de cara al futuro. El equipo mostró un buen orden en defensa y se llevó la victoria gracias al oportunismo de Mercado.

Que mejor manera que arrancar un ciclo que con el pie derecho. En este caso un triunfo, uno muy especial debido al rival, el de toda la vida. La victoria por la mínima ante Brasil deja muchos puntos altos en el equipo argentino, aunque también algunos bajos que con el pasar del tiempo se irán mejorando.

El encuentro en el Melbourne Cricket Ground comenzó de forma muy pareja para ambos elencos, ya que desde el arranque el elenco de Sampaoli dispuso de un clara situación de gol, pero el palo se lo negó al remate de Di María. En cambio Brasil plasmaba un orden mucho más preciso tanto en ataque como en defensa, y cada vez que podía llevaba peligro al arco custodiado por Chiquito Romero.

Cerca del final de la primera parte, un cabezazo de Otamendi dio en el palo izquierdo del arquero Weverton y justo apareció Gabriel Mercado para empujarla a la red. De esta manera, Argentina se puso en ventaja de manera inesperada y obligó al rival a volcarse en ataque para conseguir la igualdad.

De la línea de tres defensores que dispuso en la alineación inicial, Jorge Sampaoli la cambió en el completo con el ingreso de Tagliafico y apostó a la contra. De todas formas, la velocidad y la gambeta de los puntas brasileños hicieron más de un estrago en el área de Romero, quien estuvo firme en algunas situaciones y tuvo suerte en otras como el doble remate en el palo de Gabriel Jesús y William.

Argentina se cerró atrás y aguantó el resultado como pudo. Un ejemplo de esto fue la gran cantidad de jugadores que apoyaban en defensa, que variaba de 7 a 9 jugadores argentinos, típico sello de Sampaoli en donde todos dan una mano en defensa.

¿Y Messi? La Pulga tuvo un partido atípico en donde no fue protagonista y eje principal de juego. Eso sí, el delantero del Barcelona tuvo un par de pinceladas y mucha solidaridad para dar un mano en la presión.

Con esta victoria el conjunto Albiceleste le cortó el invicto a Tité, y comenzó de gran manera el ciclo de Sampa. Uno que ilusiona a todos.

Formación de Argentina: Romero; Otamendi, Maidana, Mercado; Gómez, Biglia, Bánega, Di María; Messi, Dybala; y Higuaín.

Formación de Brasil: Weverton; Fagner, Silva, Gil, Filipe Luis; Fernandinho, Renato Augusto, Paulinho, Coutinho; William y Gabriel Jesús.

Jonathan Fernández