La compañía surcoreana decidió retirar del mercado al smartphone debido a que una falla en la batería hacía que explote. Si bien no se vendió en el país, la empresa habilitó un mecanismo de devolución para aquellos que lo hayan traído del extranjero.

El Samsung Galaxy Note 7 ha estado en las noticias de todo el mundo…pero no por buenas razones. Un error de manufactura hizo que el equipo sobrecaliente al punto de quedar quemado por completo y dañar todo lo que estuviese al lado.

Ante tal situación, y tras lanzar un fallido programa de recambio, la empresa decidió darle su fin.

En los diez países donde se comercializaba abrió planes de devolución. Después de recomendar apagar inmediatamente el dispositivo, la empresa requirió que los clientes se comunicaran con el medio por el que lo habían comprado (operadoras telefónicas, cadenas de comercios, plataformas en línea).

Sin embargo, hay personas que lo adquirieron en el extranjero y se les dificulta ingresar a tales alternativas. La empresa pensó en ellas. Habilitó más vías de comunicación para poder obtener el equipo y devolver el dinero de la compra.

En Argentina envió el siguiente comunicado:

“Este dispositivo no fue lanzado a nivel local. Todos los consumidores que posean un Galaxy Note7 en el país, deberán apagar el dispositivo, detener su uso y comunicarse con el servicio de atención al cliente: 0800 – 555 – 7267.

 Todos aquellos consumidores que posean un Galaxy Note7 podrán:

– Cambiarlo por un Galaxy S7 edge o cualquier otro dispositivo Galaxy y el reembolso por la diferencia.

– El reembolso completo.

 Globalmente, continuamos trabajando con todas las autoridades competentes para investigar los recientes casos reportados que involucran el Galaxy Note7.

Para el beneficio de la seguridad de los consumidores, paramos las ventas y reemplazos del Galaxy Note 7 por el mismo modelo, y consecuentemente, hemos decidido parar la producción.

 Para informaciones adicionales acceda a www.samsung.com.ar”.