Gendarmería Nacional recibió la orden judicial de identificar a todos los efectivos de la Policía provincial que se encuentran acuartelados en Río Gallegos.

La orden –según publicó la agencia de noticias OPI Santa Cruz– fue emitida por la Jueza federal Askenazi Vera, por pedido oficial del fiscal federal Fernando Domínguez, quien acusó por “sedición” a los autoacuartelados de las distintas comisarías.

“El comportamiento de estas personas es delictivo”, dijo a Cadena 3 Domínguez.

“Estamos impulsando medidas de identificación e investigación”, confirmó.

El requerimiento consta de cuatro puntos, para cuyo fin el magistrado dispuso “que la Gendarmería Nacional pase por todas las reparticiones donde se reporta personal en medida de fuerza”, ordenando:

  1. Identificar la totalidad del personal acuartelado, indicándose nombre, apellido, teléfono, domicilio, jerarquía y situación de revista.
  2. Identificar a quienes encabezan o hacen las veces de voceros del movimiento, debiendo remitir para agregar a estos autos, legajo personal de los mismos.
  3. Informar los antecedentes administrativos del personal policial que intervenga o participe del movimiento.
  4. Requerir a la División Investigaciones de la Policía, la totalidad de la información que posea de los efectivos que están involucrados en la medida.

Los efectivos autoacuartelados, y personal retirado que se mantiene en las carpas frente a la Jefatura de Policía, estarían confeccionando un nuevo petitorio donde piden formalmente al jefe de Policía y al gobierno provincial que no se tomen represalias contra quienes encabezan el reclamo al que definen como “salarial y justo”.