El Peque fue uno de los primeros clasificados a la segunda ronda del Masters 1000 que inaugura la gira de polvo de ladrillo. Eliminó a Bernard Tomic (43°) por 6-1 y 7-6(3), y el miércoles chocará con Roberto Bautista Agut (18°). Mañana será el turno de Delbonis (84°) y Berlocq (66°).

En menos de media hora Diego cerró el primer parcial, con solo seis puntos perdidos con el saque. Pero luego debió incluso salvar un set point antes del tie-break, el cual empezó desfavorable pero supo remontar gracias al casi 70% de efectividad que tuvo tanto con el primer como el segundo saque.

El número 41 del mundo, que no había podido pasar del debut en Marrakech, por primera vez avanzó en el principado luego de solo haber participado en 2015 tras superar la qualy. Fue recién su cuarto triunfo en nueve Masters que lleva jugados; venía de llegar a la tercera ronda en Miami. Será su primer duelo ante Bautista Agut.

El lunes fue eliminado Renzo Olivo (93°) por 2-6 y 3-6 ante Albert Ramos Viñolas (24°) tras haber pasado la clasificación. Fue su tercera vez en un torneo de la categoría, continuando sin victorias (los únicos antecedentes habían sido en Indian Wells 2016 y 2017).

Delbo abrirá la última cancha a las 6hs ante Robin Haase (46°), a quien venció en Kitzbühel 2015. En Miami había llegado a la cuarta ronda, pero al no poder defender el título en Marrakech, bajó treinta puestos en el ranking.

Berlocq también jugó la qualy, clasificando a un Masters por primera vez desde Miami 2015. Frente a Philipp Kohlschreiber (30°) – con quien tiene marca de 3-6 con dos caídas en fila – buscará ganar su primer partido en Montecarlo luego de no haber podido en 2012.