El argentino superó al griego Stefanos Tsitsipas por 6-3 y 7-5 en las semifinales del ATP 250 sobre la carpeta en Bélgica. Enfrentará a Jo-Wilfried Tsonga e intentará revancha de la caída el año pasado buscando su segundo título.

El año del despegue del jugador con más proyección en Argentina parece haber sido este para el joven tenista que ha logrado grandes resultados que no se trasladaron con torneos por ahora, pero cerrando bien la temporada con una final por delante.

Diego Schwartzman, 26° del ranking y cuarto favorito, de entrada fue agresivo ante Stefanos Tsitsipas (122° y proveniente de la clasificación) robándole el servicio en el primer juego y no otorgando ningún break, ganando fácilmente 6-3.

En el segundo set la historia cambió en el inicio por que el griego devolvió gentilezas poniéndose 2-0, pero el argentino de 25 años se recuperó rápidamente igualando, posteriormente volviendo a ceder su saque. El encuentro fue irregular en ambos y el europeo volvió a perder la ventaja en el 4 iguales y fue allí donde el bonaerense creció con sus puntos ganados desde la devolución (69% obtenidos desde el segundo servicio del rival 22/32) quebrando en el duodécimo juego y pudiendo cerrar el encuentro 7-5 tras una hora y 26 minutos de partido.

Schwartzman jugará la final mañana ante el segundo favorito Jo-Wilfried Tsonga (17°) que utilizó el wild card, dejando atrás al belga Ruben Bemelmans (98°) por un doble 6-3, buscando la revancha de la final pérdida el año pasado frente a Richard Gasquet.

El argentino irá por su segundo título tras el certamen de Estambul la temporada pasada, en lo que será su tercera final, ante la experiencia del francés de 32 años Tsonga que buscará su cuarto título en el año (15 en total) y al que nunca enfrentó, en el ATP 250 en la carpeta de Amberes que reparte 589.185 euros en premios.