El argentino perdió ante el francés Jo-Wilfried Tsonga por 6-3 y 7-5 en el ATP 250 en la superficie dura de Bélgica. Por segundo año seguido no logró conquistar el certamen impidiéndole el segundo título en su carrera.

La buena semana del tenis argentino no pudo cerrarse a todo dar luego de la consagración de Juan Martín Del Potro en Estocolmo, aunque la derrota de la segunda mejor raqueta Argentina es un buen augurio de la proyección de un jugador que puede seguir dando que hablar.

Diego Schwartzman, 26° en el ranking y cuarto preclasificado, aguantó hasta donde pudo frente a la potencia del servicio de Jo-Wilfried Tsonga (17° y segundo favorito) que le robó el saque en el sexto juego con 93% de puntos ganados con el primer servicio (73% en total) que dio las riendas del encuentro adelantándose 6-3.

En el segundo set el choque fue irregular en ambos porque el argentino de 25 años estuvo 2-0 abajo, luego se recuperó aunque nuevamente el francés quebró en el 4-3 pero su rival devolvió gentilezas. El bonaerense tuvo ventaja en el undécimo game que no pudo aprovechar y el galo quebró imponiéndose más tarde 7-5 tras una hora y 32 minutos de partido.

Schwartzman volvió a caer como el año pasado, en aquel momento ante Richard Gasquet, sin poder sumar su segundo título (Estambul 2016) frente Tsonga que consiguió su cuarto certamen en el año tras Lyon, Marsella y Rotterdam, cosechando el 16° a sus 32 años con récord de 16-11 en finales.

Además el galo quedó 15° en la carrera por el Masters a Londres, pero con la bajas de Andy Murray, Novak Djokovic y Stanislas Wawrinka se acercó con 2055 puntos, al octavo lugar que ocupa Pablo Carreño Busta (2605) en el ATP 250 en la carpeta dura de Amberes al norte de Bélgica que repartió 589.185 euros en premios.