El seleccionado de vóley se despidió de Kazan con la derrota por 25-17, 27-25 y 25-22 ante Francia, despidiendo le primer weekend de la Liga Mundial con solo dos puntos ganados. El próximo viernes el escenario será Teherán.

Stephen Boyer fue el más letal del partido con 20 puntos, especialmente desde el ataque. El capitán Cristian Poglajean fue el goleador argentino con 11 puntos, aunque fue el cuarto máximo anotador del partido.

La amplia diferencia del primer capítulo continuó en el comienzo del segundo set, hasta los ingresos de Facundo Imhoff y Martín Ramos (segundos goleadores albicelestes con siete tantos) que llevaron la definición más de lo esperado. Luego también llegaron a estar en ventaja en el último parcial, pero el potente Kevin Le Roux sentenció el partido.

“Fue un buen fin de semana porque le ganamos a Bulgaria. Tenemos muchos jugadores lesionados así que fue importante haber ganado un partido”, dijo el entrenador Julio Velasco, haciendo referencia al triunfo en tie-break frente a los búlgaros.

La temporada había comenzado con la caída también en tres sets ante Rusia. Los franceses, que habían sido campeones dos años atrás llegando desde el Grupo 2, se despidieron con puntaje perfecto.

Serbia, Bélgica e Irán serán los próximos rivales en la capital persa, y luego en Córdoba llegarán los serbios junto a los búlgaros y brasileros para intentar clasificar al Final Six de Curitiba. La última vez que Argentina jugó la ronda final fue en 2013 cuando fueron locales en Mar de Plata, único motivo por el cual clasificaron ya que habían ganado solo un partido aquella temporada.