Llega a las librerías “Skate Punk”, un lunático sobre ruedas, la historia del skate criollo contada en primera persona por su máximo referente en la Argentina y líder de la banda de rock Massacre, Walas.

El referente de la movida skater y alternativa, volcó en 300 páginas sus vivencias en medio de un año musical agitado. Massacre abrió el show de Guns ‘N Roses en Rosario, fueron parte del homenaje a Soda Stereo en el Movistar Fri Music y participaron en los Latin Grammy, nominados como “Mejor Álbum de Rock” por Biblia-Ovni y “Mejor Canción de Rock” por Niña Dios.

Walas, cuyo verdadero nombre es Guillermo Cidade, nació en el barrio de Almagro en Buenos Aires. Es hijo del matrimonio conformado por José Vicente Cidade, un reconocido músico de Misiones y Nancy Preuss. Creció en Parque Centenario, en la zona de Almagro y Caballito. Vivió en Congreso, Olivos y por un tiempo en Londres, Inglaterra. Su infancia transcurrió entre tablas de skate y vinilos de hardcore punk. Su contacto con la incipiente cultura skater californiana marcaría su vida definitivamente.

Entre los pocos antecedentes musicales que se encuentran en su familia, su padre fue un reconocido violinista originario de Misiones. Su tío, es el reconocido cantautor de música litoraleña, Ramón Ayala.

“Ya tenía mi skate y mi guitarra eléctrica… ya empuñaba las armas de la revolución”, confiesa el líder de Massacre.

Y desde esa firme convicción es que el libro aborda, desde una infancia en una ciudad siniestra bajo dictadura a los orígenes del skateboarding en Argentina, donde Walas participó de la instalación de las primeras rampas. De la explosión del under porteño en los dorados ochenta al éxito masivo actual, la prodigiosa memoria del autor construye un relato íntimo, detallista y obsesivo.

“Era nuestro espacio privado, anárquico, clandestino, secreto, de libertad, conocido solamente por un puñado de adolescentes. Un oasis al margen del mundo, donde desafiábamos la ley de gravedad”, dice el músico argentino.

Pero fue con “Massacre Palestina” (hoy Massacre), la banda de culto que fundó a fines de los años ochenta y, en rigor, el primer grupo de skate-punk de nuestro país y Sudamérica, que Walas se transformó en uno de los personajes más influyentes de la escena rockera nacional de los últimos años. Con esta agrupación, ha editado un total de catorce trabajos discográficos.

“Un universo asoma por debajo de las zapatillas gastadas que se deslizan incansables sobre las olas de concreto. Sueño adolescente, novela de aprendizaje, guía personalísima y exhaustiva de un circuito secreto, historia de una cultura poderosa. Skate punk es mucho más que un libro. Es una manera de enfrentar la vida, de forjar un destino con las armas del deporte y de la música”, comenta su editorial.

Tomado por una pasión contagiosa, Walas el mayor coleccionista de recuerdos y de tablas de Latinoamérica le escribe una carta de amor sin igual a ese juguete rabioso: “el skate”.

“Así como los músicos dicen que el blues tuvo un bebé y lo llamaron rock and roll, los skaters debemos agradecerle al surf la paternidad de nuestro amado deporte y modo de vida”, comenta Walas.

Y finaliza diciendo: “Una tarde de enero, aprovechando que todos estaban en la pileta, escalé la pared norte de la rampa; lo pensé varias veces hasta que apoyé la cola de mi Spada negra con Kryptonics en el borde, invoqué a mis dioses -que por entonces serían La Mujer Biónica, Tony Alva y mi mamá Nancy-, miré el horizonte y me entregué al vacío…”

“Skate Punk” un lunático sobre ruedas es editado y lanzado por editorial Sudamericana y ya se encuentra disponible en todas las librerías de nuestro país.

¡Dale Play! En TanGo Diario