La producción de harina de trigo trepó a 1.024.633 toneladas durante los primeros tres meses del año, lo que representa un incremento del 10 por ciento con respecto al mismo período de 2016, cuando la producción había sido de 930.099 toneladas, de acuerdo a los datos difundidos por el Ministerio de Agroindustria de la Nación.

Además, en el mismo trimestre la molienda ascendió a 1.367.321 toneladas, es decir unas 127 mil más que en los primeros tres meses del año anterior.

La industria molinera se encuentra distribuida a lo largo de todo el territorio nacional con 185 molinos de harina de trigo, según los últimos datos del Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA), por lo que el incremento de la industrialización implica un avance en el agregado de valor, el fomento a la producción y la generación de mano de obra.

La molinería ya lleva adquiridas 2.777.100 toneladas de trigo, lo que significa un 40 por ciento más de ventas que las concretadas a igual fecha del año anterior, como consecuencia del impulso brindado por el Gobierno Nacional en cuanto a la eliminación de las retenciones, la quita de las trabas a la exportación y la unificación del tipo de cambio.