“The Walking Dead” reinicia su quinta temporada luego de dos meses dejando a los millones de fanáticos a la espera de qué pasará tras la absolutamente inesperada muerte de Beth. A las 22hs por Fox saldrá el noveno capítulo de la serie que demostró ser mucho más que un programa de muertos vivos.

Éste nuevo episodio – “What happened and what’s going on”, dirgido por el ganador de cuatro Emmys Greg Nicotero – comienza con el final, pero sin saber que es el final: el reverendo Stokes (Seth Gilliam) está oficiando un entierro, que todos obviamente creerán de Beth (Emily Kinney, quien aparecerá en “The Flash”), así mientras Noah (Tyler James Williams) les dice que en Virginia hay una ciudad segura donde él vivía con su familia.

En vez de gastar algunos capítulos en la ruta yendo a ese lugar, directamente muestran como Rick (Andrew Lincoln) junto a Glenn (Steven Yeun), Michonne (Danai Gurira) y Tyreese (Chad Coleman) llegan a esa fortaleza para ver si es habitable.

Después de una primera mitad (y un poco más también) muy hablada y un tanto aburrida, llega el gran cambio que le da sentido al episodio, así también como a esos adelantos del comienzo y a unas escenas donde todos los muertes le comentan a la cámara lo bueno de haber partido.

Esas charlas filosóficas sobre el destino y las decisiones que de no haberse tomado, no hubiesen llevado a esta fatídica situación, son muy interesantes y además primero aparentan ser a Beth, pero después resultan ser a otro personaje.

El guión (que estuvo a cargo de Scott Gimple, quien en total escribió once episodios y otros tantos en “Da Vinci’s Demons” y “Flashfoward”) siguió con la idea que había comenzado a principios de 2014 de contar las tramas bien paralelas, y cuando un grupo se divide por cualquier motivo que sea, se encargan de ellos y los demás solo son mencionados o hablan por radio (como en esta ocasión).

Al igual que desde la tercera temporada, este año habrá 16 episodios, es decir que luego del de hoy habrá otros siete hasta el season finale del 30 de marzo. Ayer el capítulo fue visto por 15 millones de personas en Estados Unidos, el quinto mejor de los sesenta que han dado (el record fue en el inicio de esta temporada que tuvo 17,3M de espectadores en marzo). Como hace más de un año que no bajan de los 13M, Frank Darabont confirmó que estarán en 2016.