Un hombre armado inspirado por el grupo islamista Estado Islámico (EI) mató este viernes al menos a dos personas al abrir fuego y tomar rehenes en un supermercado de la sureña ciudad de Trebes, informaron autoridades y medios locales.

Las fuerzas de seguridad también estaban respondiendo a otro incidente en la cercana ciudad de Carcassonne, donde un policía fue herido de bala, y el primer ministro francés dijo que al parecer los hechos estaban relacionados.

El diario Le Parisien, que citó a fuentes de seguridad, dijo que al menos dos personas fueron muertas en el supermercado de Trebes por el agresor, aunque la información no fue confirmada oficialmente.

El atacante es un inmigrante marroquí de unos 30 años, agregó el periódico.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, dijo que todo indicaba que “se trata de un acto terrorista” y agregó que el policía herido en Carcassone fue baleado cuando perseguía a un sospechoso, al parecer el atacante de Trebes, junto a varios compañeros.

El agente herido no corría peligro, agregó Philippe.

En Trebes, una pintoresca localidad medieval de unos 5.000 habitantes, el hombre irrumpió en un supermercado Super U a media mañana, y luego se escucharon disparos, dijeron fuentes de seguridad a la cadena de noticias Bfmtv.

La Fiscalía local dijo que el hombre reivindicó su lealtad al EI, que se trataba de un “ataque terrorista” y que abrió una investigación por homicidio e intento de homicidio.

Testigos dijeron que estaba armado con cuchillos, un arma de puño y granadas, y que gritó “soy un soldado de Dáesh”, uno de los nombres con los que se conoce al EI, y “Allahu Akbar”, o “Alá es el más grande”, informó Le Parisien.

Autoridades locales tuitearon que la zona está acordonada y vedada al público.

Si se confirma el nexo con el EI, el ataque sería el incidente de seguridad más grave desde la elección del presidente liberal Emmanuel Macron, en mayo pasado.

Los hechos llegan con Francia en alerta máxima luego de una serie de atentados yihadistas desde 2015, que comenzó en enero de ese año con un ataque a las oficinas de la revista satírica Charlie Hebdo, que dejó 12 muertos.

Meses más tarde, yihadistas del EI mataron a 130 personas en París en noviembre de 2015 al atacar bares, restaurantes y la sala de concierto Bataclán, además del estadio de fútbol de Saint Denis, a las afuera de la capital.

En julio de 2016, en otro ataque reivindicado por el EI, un hombre a bordo de un camión atropelló a una multitud en la sureña ciudad de Niza y mató a 84 personas cuando el país celebraba el Día de la Bastilla.