Un novedoso test genómico que revela la biología del tumor en el tipo de cáncer de mama más frecuente “evita la quimioterapia a un 30 por ciento de las mujeres que lo padecen”, afirmó la cirujana oncológica norteamericana Monica Morrow, quien aseguró que “estudios recientes avalan cada vez más el uso de esa práctica médica en el mundo”.

“Anteriormente, frente a diagnósticos de cáncer de mama estrógeno positivo y HER2 negativo, que representan el 85 por ciento de los casos, el tratamiento indicado era quimio y radioterapia basándose en el estudio microscópico del tumor. Hoy, gracias al test genómico, en el 30 por ciento de las pacientes se puede evitar la quimioterapia y utilizar radio y hormonoterapia”, dijo a la agencia Télam Morrow, quien visitó el país con motivo del XIII Congreso Argentino e Internacional de Mastología, que se realizó en Buenos Aires.

La especialista, quien se desempeña como jefa de Cirugía de Mama del “Memorial Sloan-Kettering Cancer Center” de Nueva York, Estados Unidos, comentó que “las plataformas genómicas demostraron que brindan información del cáncer de cada mujer en particular, por lo que el tratamiento es más personalizado y nos dice si va a beneficiarse o no con la quimioterapia, con las consecuentes mejoras para su salud y la reducción de costos para la salud pública”, apuntó.

“Así, con la nueva posibilidad de acceder a esos tests, no sólo ese 30 por ciento queda excluido de la quimioterapia, sino que en el otro 70 por ciento de los casos el estudio nos dice qué tipo de quimio es la indicada para esa paciente”, precisó.

Y agregó: “Por lo tanto, el uso de las plataformas genómicas tiene un impacto importante sobre las decisiones terapéuticas respaldado por resultados obtenidos en más de 50.000 mujeres de todo el mundo”.

En ese sentido el presidente de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM), Federico Coló, señaló que si bien el estudio “es caro, algunas obras sociales y prepagas lo cubren”.

“Sale alrededor de 4.500 dólares y tarda unos 20 días en llegar porque hay que mandarlo a Estados Unidos, pero puede pedirse en todos los centros de salud de la Argentina”, precisó.

El titular de la SAM, organismo que este año cumple 50 años de trayectoria, explicó que “primero se extrae el tumor con cirugía, y luego se envía una toma de tejido a analizar al laboratorio para hacer el estudio genómico”.

“Siempre nos guiamos por el tamaño del tumor y sus características microscópicas. Pensábamos que los tumores pequeños eran menos agresivos, pero hoy sabemos que no es necesariamente así, ya que hay algunos de gran tamaño que no necesitan quimioterapia”, comentó.

El mastólogo Luciano Cassab coincidió y agregó que “los estudios de expresión génica identificaron diferentes subtipos de cáncer de mama. De ese modo, podemos identificar los perfiles, pronósticos y predictivos de cada caso en particular”.

“Las plataformas genómicas son especialmente útiles para discriminar pacientes de alto y bajo riesgo de recaída, lo que permite indicar tratamientos menos agresivos en las pacientes con bajo riesgo, mientras que las de alto riesgo se benefician con la quimioterapia”, completó.

“Como mensaje para las mujeres, que todavía se asustan mucho cuando reciben su diagnóstico de cáncer de mama y lo toman como una sentencia de muerte, es importante remarcar que en la actualidad hay muchos tratamientos disponibles y muy efectivos”, retomó Morrow.

Y concluyó: “La medicina avanzó mucho especialmente en los últimos 15 años, por lo que podemos decir que hoy en día depende de las mujeres cuidar su propia salud y tratar de detectar las enfermedades a tiempo para aprovechar esos avances”.