Entiendo el problema de las tosqueras y la contaminación. No soy necia, sé diferenciar. Pero asumamos la responsabilidad que corresponde tanto para el que contamina como para aquel que deja a su hijo bañarse a la suerte de esa contaminación. Efecto que, en muchos casos, causa la muerte.

De ahí que aquellos padres permisivos salgan luego a reclamar justicia por su hijo/a fallecido por tales causas. Fijate dónde está la responsabilidad ante los letreros de “prohibido bañarse” y donde la de aquellos que abandonan una tosquera tras extraer sus beneficios. Fijate si el reclamo es el mismo cuando la responsabilidad, que obedece a órdenes diferentes, deja de coincidir.