Pérez uno de los afectados que recibó un impacto del vidrio que fue apedreado en la suspensiòn del River-Boca

El encuentro entre River y Boca en el Monumental por la Libertadores se pasó hacia el domingo a las 17:00 luego de los incidentes que sufrieron los jugadores del Xeneize. El presidente de la CONMEBOL confirmó la noticia después de varios vaivenes.

La vergüenza, miseria, escandalo o cualquier calificativo que sea necesario quedó en evidencia no solo en la sociedad Argentina sino del fútbol sudamericano, que no supo organizar un espectáculo en donde no había público visitante, también siendo culpables jugadores, cuerpo técnico y dirigentes tanto del club como de la confederación, que colaboraron en la misma medida a que un simple partido se aplazará por la negligencia y el aporte de los pseudos hinchas que siempre terminan ganando.

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) el paraguayo Alejandro Domínguez declaró que el partido entre River y Boca por la final de vuelta en el Monumental quedó suspendido para mañana a las 17:00 debido a los incidentes de algunos inadaptados.

El encuentro que estaba pautado a esa hora fue aplazado en tres ocasiones primero a las 18:00, luego a las 19:15 y finalmente a las 19:45, horario que confirmaron su suspensión, debido a los cortes que sufrieron los jugadores del Xeneize al impactarle el vidrio del micro que los trasladaban al ser apedreados por simpatizantes del Millonario minutos antes de ingresar al estadio.