En un operativo simultáneo, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) se presentó en las casas de Natacha Jaitt y de la exservicio de Inteligencia Ana Polero en el marco de una causa por supuesto espionaje ilegal.

Polero es la periodista que acompañó a la mediática al programa de Mirtha Legrand como supuesta “asesora de moda”, pero luego trascendió que fue agente de inteligencia de la AFI.

Esta causa se desprende de una presentación realizada por el exlegislador Gustavo Vera y el periodista Carlos Pagni, quienes denunciaron a Natacha por espionaje tras las polémicas declaraciones que realizó en la mesa de la diva. Allí, la mediática aseguró que había sido contratada por una empresa, cuyo nombre no reveló, para distintas tareas de seguimiento y espionaje.

El hermano de Natacha, Ulises Jaitt, alertó sobre los allanamientos a través de su cuenta de Twitter. “Otra vez allanamiento!!!”, escribió y acompañó el mensaje con una foto de la PSA allanando el edificio donde vive su hermana.

Ayer, Natacha declaró durante cuatro horas como testigo en la causa por abusos en las inferiores de Independiente, en la que hay cinco detenidos. La declaración fue suspendida a pedido de la defensa de uno de los imputados, aunque no trascendieron más detalles de lo que contó ante la fiscal María Soledad Garibaldi.

De acuerdo a lo informado por La Nación, Jaitt mencionó a los sospechosos de abusos y violaciones que están detenidos. Apuntó contra el RRPP Leonardo Cohen Arazi, el árbitro Martín Bustos, el organizador de torneo de fútbol juvenil Juan Manuel Díaz Vallone, Silvio Fleyta y Alejandro Carlos Dal Cin. También habría nombrado a otras personas que, según ella, están involucradas en la causa.