Lázaro Báez fue trasladado este lunes desde Ezeiza, fuertemente custodiado por efectivos del SPF, cuya presencia alteró la rutina del Cemic, ubicado la calle Galván al 4100 de la Ciudad de Buenos Aires, donde pasado el mediodía le estaban haciendo estudios de imágenes en los consultorios ubicados en el subsuelo del lugar.

El empresario santacruceño reclama desde hace meses que se lo pase a un régimen de prisión domiciliaria aduciendo problemas de salud, por los cuales ya debió ser atendido en dos oportunidades en una clínica privada.

Hace pocos días, el 18 de julio, se frustró el último intento de obtener la prisión domiciliaria por la negativa del juez federal Sebastián Casanello, tras recibir un informe del Servicio Penitenciario Federal (SPF) que indicó que el Hospital Penitenciario Central (PHC) de Ezeiza está en condiciones de atender el cuadro médico de Báez.