El servicio de trenes entre Constitución y La Plata se interrumpió en septiembre de 2015 para permitir el avance de las obras de electrificación del ramal; a fines de abril pasado había llegado hasta City Bell, por lo que los pasajeros del tramo hasta La Plata debían aún viajar en micros hasta Villa Elisa para hacer transbordo con el tren. Con la extensión del servicio eléctrico se eliminan los transbordos y el viaje se hace en forma directa, más rápido y seguro”.

Los operadores ferroviarios subrayan que “la incorporación de los diez kilómetros de servicio eléctrico entre City Bell y La Plata beneficiará a las estaciones intermedias de Gonnet y Tolosa, que también se suman; en el caso de Ringuelet el tren todavía no se detendrá debido a las obras de readecuación de la estación, pero los usuarios podrán utilizar un servicio alternativo de colectivos hasta Gonnet. Y lo mismo seguirá ocurriendo en el caso de Pereyra, que se conecta con Villa Elisa”.

Las frecuencias de media hora anunciadas para la primera etapa del regreso de los trenes a la Ciudad se ensancharán, los domingos y feriados, a cuarenta minutos.

Actualmente, de cada cuatro formaciones que parten por hora desde Constitución hacia el sur del Gran Buenos Aires -por vía Quilmes-, todas llegan a Berazategui; hasta ayer, dos lo hacían hasta Villa Elisa y sólo una a City Bell. A partir de hoy, los dos servicios que tocaban territorio platense llegarán a 1 y 44.

El tiempo de viaje en el nuevo tramo se programó en veintiún minutos: cinco entre La Plata y Tolosa, siete entre Tolosa y Gonnet, cuatro entre Gonnet y City Bell, y cinco entre City Bell y Villa Elisa.

Este esquema se mantendrá hasta que se termine el proyecto de electrificación en su totalidad, con el montaje de pórticos y catenarias (conjunto de ménsulas, alimentadores y cables que abastecen de energía a los trenes) en todas las vías, y la conexión a la red nacional de la nueva subestación Quilmes, algo que podría ocurrir hacia fin de año, ya que su obra civil ya está casi terminada.

Los 33 convoyes que llegarán a territorio local lo harán, de momento, impulsados por electricidad “prestada” de la vía Temperley. Se calcula que en 2020 podrá circular por el ramal completo un tren cada 14 minutos.

Los coches del tipo EMU (por Electric Multiple Unit, “unidad eléctrica múltiple”), adquiridos a la empresa china CSR-Sifang, que desembarcarán hoy en La Plata, poseen capacidad total para dos mil personas, aire acondicionado, iluminación con tecnología de tipo LED, cartelería digital, sistemas de información visuales y auditivos, puertas “inteligentes” y furgón para bicicletas. Si bien pueden desarrollar velocidades de hasta 120 kilómetros por hora, el estado de las vías no permite superar los 90, y esto en las rectas prolongadas como la que atraviesa el parque Pereyra.

La remodelación de las estaciones contempla, además de la indispensable elevación de los andenes, dado que los nuevos vagones no cuentan con escalerillas, la colocación de asientos, refugios, accesos para personas con movilidad reducida, cestos y cartelería con información al pasajero.

Entre las obras complementarias que están pendientes se cuentan la demolición y reconstrucción de los históricos talleres que Otto Krause erigió en Tolosa -conservando apenas parte de su fachada- para convertirlos en un estacionamiento de trenes y nave de alistamiento; la renovación de rieles y el sistema de señalamiento; el paso bajo nivel de 1 y 32; y otros cruces similares en diferentes tramos del tendido como plaza Alsina, Villa Castells y Villa Elisa.

En este contexto, el cuadro tarifario actual, que se estableció en abril, mantendrá su vigencia: con tarjeta SUBE, el viaje ida y vuelta entre las cabeceras del ramal (La Plata y Plaza Constitución) seguirá costando $8; sin esa credencial, pagando en efectivo, el “viaje redondo” se va a $16. Los abonos mensuales, con SUBE, se mantendrán en $160.