Trump y Peña Nieto hablaron por teléfono y restauraron la relación

Una conversación telefónica de una hora entre los presidentes de México y Estados Unidos parece ponerle paños fríos a una relación que, durante el día de ayer, parecía haberse roto. Acordaron un “pacto de silencio” por el tema del muro.

Un comunicado oficial de la presidencia de México confirmó este viernes que Donald Trump y Enrique Peña Nieto pudieron mantener una conversación telefónica que se extendió por cerca de una hora. Allí, hablaron de los temas más calientes, que el día de ayer explotaron y generaron un distanciamiento muy grande entre los dos gobiernos norteamericanos.

“Los Presidentes tuvieron una conversación constructiva y productiva en torno a la relación bilateral entre ambos países, incluyendo el tema del déficit comercial de Estados Unidos de América con México, la importancia de la amistad entre nuestras naciones, y la necesidad de que nuestros países trabajen juntos para detener el tráfico de drogas y el flujo ilegal de armas”, señala el comunicado.

Luego, el gobierno mexicano señaló el “pacto de silencio” de ambos mandatarios: “Con respecto al pago del muro fronterizo, ambos Presidentes reconocieron sus claras y muy públicas diferencias de posición en este tema tan sensible, y acordaron resolver estas diferencias como parte de una discusión integral de todos los aspectos de la relación bilateral. Los Presidentes también convinieron por ahora ya no hablar públicamente de este controversial tema”.

Finalmente, concluye “que ambos Presidentes han instruido a sus equipos a continuar el diálogo para fortalecer esta importante relación estratégica y económica de manera constructiva”.

Hoy a la mañana, antes de la charla, Trump continuó hablando del tema y se expresó ía Twitter: “México se ha aprovecha de Estados Unidos demasiado tiempo. Masivos déficits comerciales y muy poca ayuda en una frontera demasiado frágil. Esto debe cambiar. AHORA!”, posteó el magnate.

Luego de la difusión del comunicado, Trump volvió a hablar del tema en conferencia de prensa: “Como todos saben, México ha negociado mejor y nos ha hecho papilla gracias a nuestros anteriores presidentes. Nos hace quedar como tontos”.

Su asesora, Kellyanne Conway, fue más allá y dexpuso duramente: “Ellos (México) no lo quieren (el muro), porque quieren continuar permitiendo que nosotros asumamos las drogas, dado que no están haciendo mucho para detenerlo, que inundan nuestras fronteras”.

A pesar de las intenciones oficiales de mantener el silencio, parece difícil para las dos naciones resolver el controvertido problema del muro fronterizo, una de las promesas de Donald Trump en su campaña.