La gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y la presidenta de la Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, inauguraron en La Plata el Espacio de Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos.

El edificio fue construido donde funcionaba la Comisaría 5ª, en Diagonal 74 Nº 2873, entre 23 y 24, que durante la última dictadura cívico-militar, se convirtió en un Centro Clandestino de Detención y Tortura.

De este modo, el gobierno bonaerense cede el uso del inmueble, por los próximos 30 años, a la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. En uno de los sectores de este espacio funcionarán las nuevas oficinas de Abuelas.

Además, la Gobernadora pondrá a disposición de la Asociación el archivo histórico digital de todas las partidas de nacimiento de la Provincia registradas durante la dictadura cívico-militar. Esa información simplifica los procesos de investigación sobre cada caso de apropiación de nietos que buscan las Abuelas.

Vidal también anunció la exoneración de policías de las fuerzas bonaerenses que tienen condenas por delitos de lesa humanidad. La Provincia ya exoneró a 11 policías retirados de distintas jerarquías, entre ellos a Miguel Etchecolatz.

La lista se completa con: Carlos García, Horacio Elizardo Luján, Bernabé Jesús Corrales, Miguel Gerónimo Kearney, Raúl Orlando Machuca, Sergio Arturo Verduri, Pedro Antonio Ferriole, Mario Víctor Nicodemo Sita, Luis Vicente Patrault y Santiago Antonini.

Presentes en el acto: el secretario de Derechos Humanos de la Provincia, Santiago Cantón; el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo; el intendente local, Julio Garro, sobrevivientes de la dictadura cívico-militar, abuelas fundadoras y nietos recuperados.