María Eugenia Vidal enviará en los próximos días a la Legislatura un paquete de leyes que incluirá la eliminación del régimen especial de jubilaciones para el cargo de Gobernadora, vice y todos los legisladores. Además obliga a los senadores y diputados a presentar declaraciones juradas como ya lo hacen los funcionarios del Ejecutivo.

Se trata de modificar dos leyes: la 5675 que regula el régimen de jubilación de la gobernadora y el vice. Y la 8320 que establece que Tanto la Gobernadora, el vice como los legisladores gozan de una situación de privilegio al momento pautar su jubilación. Todos ellos se pueden jubilar a los 55 años, computando 30 años o más años de servicios efectivos.

Además se pueden acumular años de servicio de cualquier caja nacional, provincial, municipal o privada y “tener como mínimo dos años de antigüedad en el ejercicio del mandato de legislador”.

En ambos casos, el haber jubilatorio es del 82% móvil y en el caso de los legisladores, el monto queda conformado por la remuneración compuesta por la dieta más los gastos de representación y sueldo anual complementario.

Saber cuánto cobra cada legislador es algo complejo y resbaloso. Formalmente el ingreso formal en bruto de un diputado ronda los 120.000 pesos. En el Senado, en tanto, los sueldos son más altos. En los últimos años, el ex diputado Walter Martello había presentado en la Legislatura bonaerense un proyecto para poner fin a este tipo de jubilaciones.

En tanto, desde el Ejecutivo también consignaron que a partir del próximo año, tanto senadores como diputados deberán presentar sus declaraciones juradas, algo que Vidal ya impuso sobre funcionarios de su gabinete y la cúpula de La Bonaerense y que para este año se extendió a los efectivos policiales y el personal del Servicio Penitenciario.

La idea de imponer declaraciones juradas a los legisladores ronda en la Legislatura desde el momento en que Vidal anunció ese instrumento de transparencia para el Ejecutivo y la cúpula de La Bonaerense. Sin embargo, la necesidad de acuerdos políticos para aprobar leyes y la coyuntura electoral de este año hicieron imposible avanzar con el tema.

El año pasado, Vidal declaró un patrimonio de 739.406 pesos. Entre los bienes que posee está una casa en Castelar (Morón) valuada en 372.539 pesos y un automóvil Sedán de 210 mil pesos aunque compartidos con su ex marido, el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro. Las declaraciones juradas de este año deberán hacerse públicas el último día de octubre.