El ex candidato a vicepresidente, Carlos Zannini, fue escrachado esta mañana en un comercio en el centro de Río Gallegos. Los trabajadores judiciales y maestros lo insultaron por la situación que vive Santa Cruz.

“Chorro”, “corrupto” y “se robaron todo” fueron algunas de las cosas que le dijeron a Zanini esta mañana. Cerca de treinta personas lo cercaron y lo responsabilizaron por la crisis que atraviesa la provincia de Santa Cruz. Lo siguieron durante tres cuadras agitando bombos y cacerolas. Finalmente, el político pudo refugiarse en El Ateneo, un café literario que Rudy Ulloa inauguró en homenaje a Néstor Kirchner en lo que fue la sede del diario El Periódico Austral.

Zanini, que hoy es representante de la provincia del sur en el directorio del Banco de Santa Cruz, entró a una dietética sobre la calle Chacabuco del centro de Río Gallegos. El negocio se ubica a pocos metros de donde está instalada la carpa de protesta de los trabajadores judiciales, en la puerta del Tribunal Superior de Justicia, en reclamo por el pago de sueldos y la suspensión de los acuerdos paritarios.