El suizo consiguió el título 18 de Grand Slam, que se le negaba desde Wimbledon 2012. 6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-3 fue el triunfo sobre Nadal (9°) tras más de tres horas, para volver a estar en el Top Ten seis meses después de su último partido.

Fue para Roger su primera aparición desde la semifinal en All England Club, con operación en la rodilla en el medio que a sus 35 años convierte su recuperación en casi milagrosa. “No creo que ninguno de los dos creyera que podríamos estar aquí cuando nos encontramos cinco meses atrás en tu academia”, le dijo al nuevo subcampeón tras recibir por quinta vez el trofeo de Melbourne.

Por ello también fue más llamativo el ataque con el que planteó el partido el número 17 del mundo, que con un día más de descanso que el mallorquín ganaba los puntos cortos. Entendió por eso el campeón de 2009 (contra Federer) que tenía que apostar a puntos lentos sobre el revés de su rival.rafael

Así consiguió cuatro quiebres tras 17 chances, tres de ellas en el comienzo del tercer set donde luego apareció la ráfaga suiza, y en el arranque del último parcial, donde se vio break arriba pero terminó perdiendo los últimos cuatro games incluso perdiendo por el Ojo de Halcón el match point.

Las tres oportunidades del comienzo del tercer parcial fueron salvadas con saques ganadores, terminando el helvético con 20 aces, además de 73 winners frente a 35, aunque también 57 errores no forzados contra 28. En la red subió 40 veces con 73% de efectividad, cuatro veces más que intentos de Rafa.

Nadal, que venía de alcanzar cuartos de final en Brisbane, otras dos veces había sido subcampeón aquí alcanzando 21 finales de Grand Slam con 14 victorias, la última en Roland Garros 2014. Desde entonces solo dos veces llegó a cuartos de final y tuvo otras dos ausencias en los siguientes diez Majors. Dentro de dos semanas tendrá que defender los puntos de la semifinal del ATP de Buenos Aires; Federer no perderá puntos hasta abril por los cuartos de final de Montecarlo.

El historial sigue siendo para el ibérico por 23-11, aunque sigue detrás en la carrera de Grand Slams con 14 festejos como Pete Sampras. Fue el segundo triunfo seguido de Roger porque la última vez había vencido en la final de Basilea 2015 cuando había ganado su última corona.

De todas maneras fue su primer triunfo en Australia ya que, además de la definición ocho años atrás, había caído en las semifinales de 2012 y 2014. A cinco sets sigue ganando Nadal por 7-3, totalizando 14-9 en finales y 9-7 en cemento.