Rafael Nadal (ESP) embraces Gilles Muller (LUX) following his defeat on No.1 Court in the Gentlemen’s Singles Fourth Round. The Championships 2017 at The All England Lawn Tennis Club, Wimbledon. Day 7 Monday 10/07/2017. Credit: AELTC/Ben Solomon.

Rafa se despidió de Wimbledon tras cinco horas por 3-6, 4-6, 6-3, 6-4 y 13-15 frente a Gilles Müller (26°), quien por segunda vez está en cuartos de final de un Grand Slam. El español buscaba volver a la cima del ranking.

El número dos del mundo llegó a Londres con marca de 43-6 esta temporada y cuatro títulos que ganó en los últimos cinco torneos que jugó (Montecarlo, Barcelona, Madrid y Roland Garros, con Roma como único tropiezo).

Pero sin ninguna preparación previa en césped, superficie en la que tiene 77% de efectividad en su carrera pero en la que ha jugado menos del ocho por ciento en relación a todos los partidos disputados. El campeón del tercer Grand Slam del año en 2008 y 2010, que otras dos veces había sido finalista, desde el subcampeonato en 2011 que no queda entre los ocho mejores aquí.

Los 30 aces del luxemburgués no parecieron tantos en comparación a los 23 del mallorquín, así como tampoco sus porcentajes en cuanto al saque. Tuvieron también el mismo ratio sobre la red, pero el reciente campeón en thomas mullerHertogenbosch, que al principio de la temporada en Sídney había ganado su primer título, subió el doble de veces que Nadal.

Además, aunque Müller solo logró un break más (tres a dos, es decir, solo un break capitalizado por set), el español desperdició 14 chances de romper, teniendo también que enfrentar match points en el décimo y vigésimo juego del último parcial.

Para el vencedor, que solo había llegado a cuartos de final en un Grand Slam en el US Open 2008 y tenía como mejores registros aquí la tercera ronda que había alcanzado en 2005 y 2011, significó su duodécimo triunfo sobre un Top Ten en 53 partidos, y el tercer triunfo de la temporada luego de lo conseguido frente a Jo-Wilfred Tsonga  en Queens y Alexander Zverev en Hertogenbosch, ambos triunfos en hierba.

Su próximo rival será Marin Cilic (6°), con quien cayó las dos veces que lo enfrentó en Rotterdam 2016 y la semana pasada en la semifinal del ATP 500 de Londres. Luego aparece la sombra del campeón defensor Andy Murray (1°), quien tendrá que vencer a Sam Querrey (28°) para asegurar retener la posición de privilegio en el ranking. Novak Djokovic (4°) tiene la mira puesto allí, necesitando no solo de la caída el miércoles del local, sino también su consagración; mañana chocará con Adrian Mannarino (51°) el partido originalmente programado para la última hora de hoy.

En la rama femenina se concretó la pérdida del número uno para Angelique Kerber al caer frente a Garbiñe Muguruza (15°) por 6-4, 4-6 y 4-6 tras haber estado break arriba en el tercer set. La alemana la temporada pasada había sido finalista aquí además de haberse consagrado en Melbourne y Nueva York, pero en 2017 se fue en la cuarta ronda del Australian Open y no logró avanzar en Roland Garros.

Es por eso que la subcampeona en París Simona Halep (2°) escalará un lugar en caso de mañana superar a Johanna Konta (7°). De no ocurrir eso, festejará Karolina Pliskova (3°) pese a haber sido eliminada en segunda ronda.