EE UU ya comenzó las pruebas de una nueva vacuna contra el zika en humanos, mientras en otros estados de ese país registran los primeros contagios e inician tareas de fumigación.

La nueva vacuna ha sido desarrollada por el brazo de enfermedades infecciosas de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y ya se comenzó a probar en adultos.La actual epidemia del zika afecta ya a 67 países en donde solo causa síntomas en uno de cada cinco contagiados, pero en otras regiones del planeta,  se registraron severas malformaciones en fetos  y problemas neurológicos en adultos.

Brasil encabeza la lista de regiones  más afectadas con más de 1.700 bebés nacidos con microcefalia. En EE UU, un barrio de Miami ha registrado ya 14 contagios por la picadura de mosquitos autóctonos. El Centro de Control de Enfermedades ha recomendado a mujeres embarazadas que no viajen a la zona. El país ha registrado más de 1.600 casos de zika, la mayoría importados por viajeros, y 18 casos de malformaciones fetales posiblemente relacionadas con el virus, según fuentes de la Organización Mundial de la Salud.

“Los resultados de las pruebas en animales han sido muy prometedores”, informó Antony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en una nota de prensa difundida por su institución. “Estamos contentos de poder empezar a probarla en humanos”, ha señalado, “aunque tendrá que pasar algún tiempo antes de que tengamos una vacuna comercial disponible”.

“La vacuna consiste en un fragmento de ADN conocido como plásmido y que produce varias proteínas del virus del zika. Por sí solas son incapaces de infectar, pero una vez comienzan a producirse dentro del cuerpo el sistema inmune las reconoce y desarrolla anticuerpos y glóbulos blancos capaces de luchar contra una infección real. La vacuna se basa en otra ya desarrollada contra el Virus del Nilo Occidental”.

Los primeros datos sobre la seguridad y respuesta inmune se esperan para enero de 2017. Si los resultados son favorables, se comenzaría una segunda ronda de ensayos (fase 2) el próximo año en los países afectados por el virus. Por último, habría que realizar una tercera ronda de pruebas sobre la efectividad de la vacuna. En total, este proceso lleva cuando menos varios años, según confirman los especialistas.