El campeón de la Copa Sudamericana cayó por 2-1 en Japón ante Kashiwa Reysol con un penal mal cobrado sobre la hora que el brasileño Leandro no falló. Antes Kaoru Takayama había puesto en ventaja a los locales, pero Tatsuya Masushima les regaló el empate a los argentinos.

El partido comenzó mejor para el Granate, con una línea de volantes bien plantada que no dejó pasar una pelota. Pero después los campeones de la Copa de Japón encontraron el balón y presionaron por las bandas. Las pocas llegadas fueron de los argentinos en esa primera mitad, pero sobre el final Leandro Somoza se equivocó, Leandro se la robó y le sirvió la apertura del marcadora a Takayama.

En el segundo tiempo el conjunto de Guillermo Barros Schelotto salió a empatarlo, y luego de un cabezazo de Diego Braghieri que pegó en el travesaño, llegó el disparo desde muy lejos de Somoza que desvió Masushima e hizo inútil el intento del arquero Kazushige Kirihata. Lanús siguió buscando el arco en el segundo tiempo, pero a un minuto del final Kenta Kano se tiró después de que Braghieri fuera al piso a sacarle la pelota, y el árbitro surcoreano Kim Jong-Hyeok cobró el penal que, además de ser convertido por Leandro, desató la locura de los jugadores argentinos y derivó en la expulsión de Diego González.

Los equipos japoneses ganaron por quinta vez (todas ellas consecutivas) la Suruga Bank, que ya tiene siete ediciones. Los únicos sudamericanos que pudieron ganarla fueron Arsenal en 2008 ante Gamba Osaka e Internacional de Porto Alegre al año siguiente frente a Oita Trinita. En 2011 Independiente disputó este partido, pero perdió por penales con Jubilo Iwata.

Lanús había tenido su primer partido de la temporada la semana pasada por la Copa Argentina en el partido que perdió con Colón, y el miércoles que viene debutará en el Torneo de Transición frente a Belgrano de local.  También había disputado la Recopa Sudamericana con Atlético Mineiro, pero perdió en tiempo suplementario.

ARVE Error: no id set