En el mítico Luna Park, y con los «autoconvocados» de siempre, el Gobierno Nacional no tuvo mejor idea que tapar los problemas sociales de desempleo e inseguridad con un acto para la «gilada» con el argumento de estar en contra de los Fondos Buitres.

El primer orador fue el gobernador boanerense, Gabriel Mariotto, quien afirmó que lo que «está en juego es la continuidad de un proyecto popular y democrático». «En esta pelea contra los fondos especulativos está algo más que ganarle una elección a un sector, acá estamos defendiendo un proyecto político, democrático y popular, que es el que encabeza la presidenta.

«Cristina puede terminar el gobierno pero no su liderazgo», añadió.

Luego de los aplaudidores, fue el turno de Hebe de Bonafini, que centró su discurso en criticar a los «fondos buitre», pero dirigió sus dardos a los responsables de contraer la deuda.

También Bonafini expresó sus deseos de que Cristina Kirchner mantenga una posición preponderante en el futuro político del país una vez que finalice su mandato: «Sea quien sea que venga de presidente, Cristina nos tiene que conducir».

Llegó el turno del Nazi de D´Elía, quién opinó que el escenario abierto por la pelea con los fondos buitre «Cristina Fernández de Kirchner y Axel Kicillof enfrentan de pie a la anarquía financiera internacional» y llamó a que el lema Patria o Buitres «se transforme en una consigna clara que recorra el país».

Y como siempre dando la nota, aseguró que: «le da placer disfrutando como Hebe de Bonafini ve morir a los represores en las cárceles».

La frutilla del postre fue el «Cuervo» Larroque, que con su disfuncionalidad dialéctica intentó decir: «ceden ante los intereses foráneos», en alusión al comportamiento de algunos medios de comunicación frente al litigio de la Argentina con los fondos buitre.

«Este acto se llama Patria o Buitres, pero también podría haberse llamado `Patria o Clarín`», dijo Larroque al hablar durante el acto que se desarrolla en el Estadio Luna Park.

Nota del TG Post:
Alquilar el Luna Park, le costó a todos y todas 77.000 pesos.
¿Cuántos niños con pobreza extrema se podrían haber alimentado en vez de dilapidar ese dinero?

ARVE Error: no id set

ARVE Error: no id set