El stand del ministerio de Economía, el número 23 de Tecnópolis, tiene una sola finalidad educativa: apuntar a los fondos buitre. Para ello, la cartera que preside Axel Kicillof, instaló un videojuego en dos pantallas gigantes que se llama «Fuera Buitres» que consiste en tirarle con un gomera los logos de los programas oficiales que alientan al consumo (Procrear, SUBE, Precios Cuidados, Hogar, Progresar) para espantar a buitres muy similares a los famosos dibujos animados Angry Birds.

El videojuego no es un éxito entre los chicos ya que claramente el mensaje es para los padres. El claro objetivo es consolidar el discurso patriótico anti fondos buitre adoptado por el gobierno a partir del fracaso de un arreglo con estos acreedores por medio de un grupo de bancos privados y estatales en julio del año pasado.