La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) pidió la nulidad de la subasta en la que se remató la camioneta BMW perteneciente al financista Leonardo Fariña.

El organismo basó su pedido en que de una investigación patrimonial sobre el comprador del vehículo, Carlos Antonio Linares, de 36 años, «surgen graves inconsistencias que autorizan a sostener la posible existencia de irregularidades».

En la presentación judicial, la AFIP dejó constancia además que Linares se retiró de la subasta en una camioneta Amarok junto a quien dirigió el remate, el martillero Ricardo Fronza, lo que dio lugar a variadas suspicacias.

La presentación judicial de la AFIP se realizó en el juzgado federal 2 de La Plata, a cargo del juez Adolfo Gabino Ziulu.

La camioneta BMW del mediático financista había sido rematada por 644.000 pesos para cubrir parte de su millonaria deuda impositiva.

Sin embargo, ese monto fue considerado muy bajo teniendo en cuenta el valor de mercado del rodado.

El remate se realizó en sólo 25 minutos en el auditorio de la Agencia 2 de la AFIP en la ciudad de La Plata, y tuvo como principales protagonistas a tres hombres que pugnaron por quedarse con la camioneta BMW, modelo X6, del año 2011, negra, patente JMK 762, con 42.000 kilómetros, secuestrada en mayo pasado.

Quien ganó el remate cuestionado por la AFIP se supo que está inscripto en la categoría D del monotributo, o sea que declara percibir una suma de hasta 96.000 pesos de ingresos anuales, es decir 8.000 pesos por mes.

El vehículo había despertado el interés de empresarios de elevado poder adquisitivo y tenía un precio base muy bajo, 325.333 pesos, definida por el organismo recaudador, a pesar que tiene un valor de mercado que va de 857.000 a 1.500.000 pesos.

Los 644.000 pesos recaudados en la subasta de este martes iban a servir para cubrir parte de la deuda que tiene Fariña con el fisco, que contando los intereses devengados supera los 32 millones de pesos, según informó la AFIP.