Desde el inicio de la ofensiva del grupo radical del Estado Islámico contra el enclave kurdo-sirio de Kobani, en la frontera de Turquía, se estima que se llegó a la cantidad de 554 decesos. De los cuales se indicó que: unos 298 corresponderían a radicales islámicos y unos 236 a milicianos kurdos.

Por otro lado, también se registraron unas 20 muertes de civiles en Kobani en manos de los extremistas.

Si bien se cuentan con estos datos, se estima que las cifras en realidad podrían ser mayores, según El Observatorio ambos bandos desean mantener en secreto la cantidad real.

Al día de hoy, se supo que explotaron dos coche bomba cerca de un hospital, pero aun no se sabe si hubo muertes o qué daños fueron causados.