El equipo de Bauza tuvo un primer tiempo flojo y el Tiburón se lo hizo pagar caro con el tanto de José Sand. En el complemento, reaccionó el Ciclón y tuvo un par de oportunidades para el empate, pero la falta de definición lo dejó a mitad de camino. Tras dejar la punta, los de Boedo se juegan todo en la semana por la clasificación en la Libertadores.

Un paso en falso dio San Lorenzo en Mar del Plata. El equipo de Bauza llegaba pensando en el duelo copero de entresemana ante Danubio, pero con ganas de seguir en lo más alto del torneo local, apostando con un equipo alternativo. La jugada le salió mal: los de Boedo jugaron un primer tiempo muy malo y cuando se acordaron de acelerar, la mala puntería en la zona de fuego directo lo dejaron sin nada. Todo lo contrario para el Tiburón, que sumó una gran victoria y le ganó por primera vez en su historia al Ciclón (las otras cuatro habían sido alegrías azulgranas) para acrecentar su levantada en Primera.

Arrancó mejor el conjunto del Patón, que antes de los tres minutos tuvo en los pies de Sebastián Blanco la apertura del marcador. El arquero Campodónico le ganó el duelo personal al ex volante de Lanús y cambió el curso del partido. Al Ciclón le faltó pólvora, se apagó rápido y contó con un Pablo Barrientos en un nivel muy bajo y un Gonzalo Verón impreciso e intermitente.

De a poco, en un campo de juego castigado por las lluvias, Aldosivi fue ganando posición y posesión de pelota que lo tradujo en claras chances cerca de Franco. Roger Martínez se erigió como lo más peligroso del local e hizo lo que quiso con Mauro Cetto y Matías Caruzzo. El colombiano realizó una gran jugada personal desde la mitad del campo y no pudo definir bien lo que hubiera sido un golazo. Un rato más tarde, el travesaño le impidió la apertura del marcador a Ortiz tras un borbollón en el área. También lo tuvo José Sand de cabeza, pero definió por encima arco.

Los de Quiroz eran más en el juego y lo pudieron traducir en el resultado gracias a Sand, que tras un tiro libre desde la izquierda, aprovechó una desatención en el fondo azulgrana y sentenció con un bombazo a Leo Franco antes del descanso.

En el complemento, Bauza tiró toda la carne al asador y mandó al terreno a Néstor Ortigoza, Mauro Matos y al juvenil Luís Ávila. San Lorenzo acorraló al “Tiburón”, que solo atinó a defender la ventaja en su propio campo, y desperdició varias oportunidades (imposible el tanto que se erró Cauteruccio debajo del arco) para rescatar al menos un punto de Mar del Plata. Aldosivi también tuvo las suyas para liquidar la historia, pero sufrió hasta el final, aunque valió la pena.

Así, San Lorenzo dejó escapar una gran oportunidad de seguir puntero en el campeonato y sufrió un duro golpe para lo que viene. Es que el Ciclón dejó entrever varias fallas groseras en su estructura y si quiere pelear el torneo doméstico y la Libertadores no pueden volver a pasar.