Tras la detención en Europa de siete presuntos terroristas hace días en Estrasburgo y Marsella, se ha levantado una alarma entre los residentes, así como los turistas, ya que el sitio se encuentra cerca de un parque, edificios de altos funcionarios de policías y un punto de encuentro religioso.

El ataque que presuntamente estaba por perpetrarse sería en el parque de atracciones de Disneyworld, donde se sitúa Val de Marne un suburbio del país europeo, que a pesar de los medidas de seguridad que fueron aumentadas por ataques terroristas anteriores, como en del Parque Ásterix, no se comenta nada sobre los ataques previstos.

Cuatro personas de nacionalidad francesa, un marroquí y un afgano fueron detenidos en una de las casas de Yassine B, funcionario que trabaja en un colegio francés en Estrasburgo. Se hallaron tres pistolas automáticas, cargadores de 9 milímetros, celulares y códigos para acceder a mensajería encriptada.

También se encontraron textos con amenazas en casa de Hichan, quien había viajado con Yassine a Portugal y se preparaban para recibir más armamento para cometer los atentados.

Los sospechosos intentaron huir a Gran Bretaña con pasaportes falsos y fueron detectados en la frontera, así fue como se dieron cuenta que los ataques estaban planeados para hacerse de manera simultánea.

Negocios de la época navideña pausaron actividades ante la amenaza terrorista durante el 2015 y reiniciaron en este año en la avenida de los Campos Eliseos, aunque la vigilancia francesa no bajaba la guardia por ataques anteriores.

Estados Unidos lanzó un comunicado para advertir sobre el riesgo que es viajar en esta temporada a Europa, ya que se cuenta con información creíble de que ISIS y Al Qaeda están al acecho para cometer atentados en los referidos mercados navideños y en eventos de gran magnitud por estas fechas.