El Servicio Meteorológico Nacional mantuvo esta mañana la alerta vigente por «tormentas fuertes, abundante caída de agua y probable caída de granizo» para una amplia zona, que incluye a la ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense, La Plata y otras ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos.

Las dos zonas más golpeadas fueron Bragado, en el centro noroeste de la provincia de Buenos Aires, donde el temporal provocó serios daños; el corredor de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora y Quilmes, donde hubo desbordes de ríos y arroyos, cortes eléctricos, caída de árboles, anegamientos e interrupciones de tránsito; y la zona aledaña al río Luján, que sigue subiendo.

En la ciudad de Buenos Aires hay árboles, carteles y otros elementos caídos y corte de suministro eléctrico en algunas zonas, que afecta casas particulares y semáforos. Hay calles anegadas y complicaciones para moverse en la avenida Cabildo y Blanco Encalada, en Belgrano; en Blanco Encalada y Artilleros, en el bajo Belgrano; en la avenida Libertador a la altura del Cenard, en Núñez; en Triunvirato y Balbín, en Saavedra; en Warnes y Punta Arenas, en Paternal.

Daniel Russo, director de Defensa Civil de la ciudad de Buenos Aires, aseguró en diálogo con radio La Red que cayeron más de 30 milímetros de agua en media hora. «Hay tormentas cerca de la Capital Federal que nos pueden complicar las cosas» , agregó.

Por su parte, el intendete de Luján, Oscar Luciani, precisó a los medios: «Hay anegamiento y desborde del río y creemos que puede llegar a los 5 metros. Ya tenemos algunos evacuados».