Hay muchas marcas de automóviles premium en el mercado, pero si hay una que destaca por la tradición, el lujo y el mimo que pone a sus modelos es Rolls-Royce. Por ello parece la más indicada para sacar una edición especial de uno de sus coches inspirada en el mundo de la alta costura de la moda.

Se trata del Wraith “Inspired by Fashion” que, estableciendo un paralelismo como el trabajo artesanal que hay en las pasarelas, hace del “hecho a mano” su seña de identidad. Obviamente el encargo ha corrido a cargo del Bespoke Design Studio que la marca tiene en Goodwood, Inglaterra.

A nivel exterior la carrocería está pintada en dos tonos de blanco, los denominados Andalucian y Artic White, y cuenta con un detalle en forma de línea que recorre toda la línea de cintura del modelo. Ésta puede ser de tres colores distintos (Jasmine, Mugello Red y Tailored Purple), y el elegido también dará forma a los acentos del interior.

En el habitáculo la combinación cromática base es en un elegante blanco y negro, cuenta con los elementos habituales en el Wraith como el techo estrellado o el cuadro digital, pero añade el color exterior destacado en el volante, los paneles de las puertas, los respaldos de los asientos y en el logo bordado en los reposacabezas. Como guinda, cuenta en el salpicadero con un reloj analógico específico para esta serie.