El fiscal Marijuan no estaba en su despacho. Ya había tomado el vuelo a Washington que hacía una escala en Nueva York antes de que llegara a la capital norteamericana. Sus empleados recibieron un sobre cerrado, sin remitente, que contenía en detalle el viaje de 5 días por otra causa de corrupción en la era K.

Según pudo saber TN.com.ar, dentro del sobre también estaba el nombre de un exmilitar que habría tenido en su escritorio esa sensible información. El hombre allí mencionado está a cargo de la seguridad de una importante empresa argentina.

La información encendió las señales de alerta que llevaron a que se dispusiera custodia a las dos hijas de Marijuán. Además se envió un oficio a la canciller Susana Malcorra para que la embajada proteja al fiscal durante su visita a los EE.UU.

A su vez, se inició una investigación en la que intervienen el fiscal Jorge Di Lello y el juez Sergio Torres. Lo que se busca determinar es por qué ese exmilitar mencionado disponía de la información y con qué finalidad la tenía en su poder.

Una de las hijas de Marijuan, llamada Florencia, fue quien hizo público que su papá recibió amenazas intimidatorias y expresó que tiene «miedo».

«Tengo miedo, pero aviso: ni mi papá ni mi familia nos queremos ‘suicidar'», escribió anoche en su cuenta de Twitter (@flormarijuan), en clara alusión a la muerte del fiscal Alberto Nisman, quien fue hallado con un tiro en la cabeza el 18 de enero de 2015, pocos días después de hacer pública una denuncia contra Cristina Kirchner por la causa AMIA.